Brasil y Chile, que Dios nos agarre confesaos

Por: Roger Perozo Reyes

Después de la tempestad, viene la calma. Sí, eso dice el adagio popular. Pero si ese refrán se lo aplicamos a los millones de seguidores de La Vinotinto, pareciera que la misma queda – El adagio popular- “Off Side”. Con Var y todo.

Los fanáticos disculpamos el primer partido ante los colombianos, ya que esa selección  viene jugando desde hace más de un año junta y con el mismo técnico, Carlos Queiroz, amén de la calidad y jerarquía de algunos jugadores… y jugando en casa. En descargo de Peseiro se tenía que decir que  era su primer partido con la selección, lo que  quedaba era tratar de salir lo menos golpeado posible. “Tres puntos de sutura”, fue el parte médico.

Para  el partido contra Paraguay esperaba cambios de jugadores y ser más ofensivo. “Ni una cosa, ni la otra, si no todo lo contrario”, como diría el difunto CAP. Prácticamente los mismos jugadores, salvo Rolf  Feltscher por la derecha y Casseres volanteando por la izquierda.

 El caso de Otero merece un comentario aparte. El mediocampista creativo Rómulo Otero  milita en el Sport Club Corinthians de la primera división del estado de Sao Paulo, donde últimamente no ha  sido titular, sin embargo entregó todo ante los “paraguas”, incluso con esa facultad extraordinaria de “francotirador”, puso a temblar el arco rival.

En lo particular pensé que Jefferson Soteldo iba a salir de titular junto a su tocayo Jefferson Savarino, el primero por la izquierda y el segundo por la derecha, juntándose, y con su juventud, talento e irreverencia pudieron haber provocado más de una jugada de peligro, contando con los arrastres de marca de Córdoba o en su defecto habilitar al único delantero que utilizó Peseiro en los dos partidos. Otero hubiese sido un buen relevo para los últimos 15 o 20 minutos.

El resultado estadístico en lo que a la ofensiva se refiere, mostró la ineficacia del planteamiento: Jugando en casa, apenas un 33% de posesión de pelota, 10 disparos, 2 dentro del rectángulo del arco; es decir, que cada 45 minutos se creaba una ocasión de gol. Así no se puede ganar. El contrario tuvo, por lógica elemental, el 67% de posesión, pero vea usted, apenas 1 gol –suficiente- y Faríñez dos salvadas; lo que demuestra que defensivamente el equipo funcionó.

El futuro inmediato de la Vinotinto no es muy prometedor ya que el 14 de noviembre visita a Brasil que anda con la pólvora encendida, y el 17  recibe a una selección chilena que viene herida de muerte. Ante Brasil habría que jugar defensivamente a ultranza y utilizar el contragolpe, a ver si los “daños no salen tan costosos”. Contra los australes será un partido de “condenados a muerte”, lo que promete un partido de ida y vuelta. En lo único que estamos empatados chilenos y venezolanos son en los goles en contra, 4 cada uno. Pero Chile ha hecho tres. Venezuela está “virgen” en ese aspecto.

Ya Peseiro conoce a nuestros jugadores y vio jugar a las selecciones rivales de turno. Una derrota  es un “clavo más al ataud”. Dos, serían la sepultura. La cosa está a nivel celestial, no queda otra que rezar. Que Dios nos agarre confesaos. Amén.

Roger Perozo Reyes

Correo: tonyrey2@gmail.com

Publicado por magazine24opinion

Somos una página para la difusión y debate de opiniones e ideas, en distintas áreas sociales, económicas, políticas, artísticas, deportivas y de salud. Nuestros artículos son aportes gratuitos de distintos especialistas, periodistas, políticos y articulistas de diferentes índoles y nacionalidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: