“Lo único que se puede hacer en América es emigrar”.

Migración y mercados laborales en la subregión de América Central •  Semanario Universidad

La buena gobernanza es lo que más mejorará la vida en América Latina. Para ello, la ciudadanía debe aprender a evaluar la mayordomía de sus líderes de manera más responsable. La buena gobernanza consiste en promover sistemas socioeconómicos en los que la mayoría de los ciudadanos puedan satisfacer adecuadamente sus propias necesidades. Sólo entonces resultará falso el dicho de Bolívar de que lo único que se puede hacer en América es emigrar.

Por José Azel.

Simón Bolívar, El Libertador, libró casi 500 batallas para obtener la independencia de la Corona española para lo que hoy es Venezuela, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Panamá. Sin embargo, cerca del final de su vida, se desesperó por la situación en América Latina. En 1830 le escribió al general Juan José Flores:
“Utilice el pasado para predecir el futuro. Como ustedes saben, he gobernado durante veinte años, y de ellos solo he sacado algunas conclusiones seguras: 1) América es ingobernable para nosotros; 2) El que sirve a una revolución ara el mar; 3) Lo único que se puede hacer en América es emigrar; 4) Este país caerá inevitablemente en manos de multitudes desenfrenadas y luego en manos de tiranos tan insignificantes que serán casi imperceptibles, de todos los colores y razas; 5) Devorados por todo crimen y extinguidos por la ferocidad, los europeos no nos dignificarán con su conquista; 6) Si fuera posible que cualquier parte del mundo volviera al caos primitivo, sería América en su última hora ”. Han pasado casi 200 años, pero la dura acusación de Bolívar parece tan válida hoy como en su época. En busca de una buena gobernanza, América Latina ha acumulado la historia constitucional más tortuosa del mundo. Según un estudio de José Luis Cordeiro, 19 de las 21 naciones latinoamericanas han tenido al menos cinco constituciones, once de los países han escrito al menos diez y cinco países han adoptado veinte o más constituciones. República Dominicana lidera el conteo mundial de constituciones con 32, seguida de Venezuela con 26, Haití con 24 y Ecuador con 20.

Para ser claros, estas no son enmiendas constitucionales, sino reescrituras de gran alcance para reelaborar las estructuras de gobierno. En contraste, Canadá ha tenido dos constituciones y Estados Unidos una. En América Latina, cada nueva constitución se promueve como necesaria para “refundar la nación”. Sin embargo, el buen gobierno no se trata de constituciones, y varias sociedades muy exitosas, como el Reino Unido, Nueva Zelanda e Israel, lo hacen bastante bien sin una constitución formal.

Si por buen gobierno entendemos la capacidad de un líder para brindar seguridad y protección a la ciudadanía, libertades políticas y participación, estado de derecho, transparencia, rendición de cuentas, derechos humanos y oportunidades económicas sostenibles, entonces, en su mayor parte, América Latina aún tiene que experimentar buena gobernanza sostenida.

La criatura mítica más famosa de América Latina no es el chupacabras. Como dijo Gabriel García Márquez, “La única criatura mítica que ha producido América Latina es el dictador militar…” En el contexto actual, tenemos que incluir a la Cuba totalitaria y al nuevo autoritarismo de las “democracias” titulares como Venezuela, Nicaragua, Bolivia. etc.

No es, como pensaba Bolívar, que América Latina sea ingobernable. Más bien, los problemas de la región surgen de una evaluación de la administración política centrada principalmente en la capacidad de un líder para entregar beneficios políticos, no bienes públicos. Se trata de una patología político-fiscal en la que se crea el apoyo público, no a través de un servicio público excepcional, sino a través del mecenazgo. Es políticamente más gratificante canalizar los beneficios hacia grupos de interés conocidos que hacia grupos políticamente amorfos.

La herencia sociopolítica de España y la experiencia poscolonial ha engendrado en América Latina una comprensión del papel del gobierno significativamente diferente de los principios de gobierno limitado y derechos inalienables de la experiencia estadounidense. Es un entendimiento perverso que mide la calidad de la gobernanza por la cantidad de gastos sociales en los que incurre el gobierno.
El gobierno limitado no es algo natural para una cultura hispana de tendencias políticas estatistas.
América Latina, seducida por el canto de sirena de la “justicia social”, tiene problemas para aceptar los resultados desiguales del mercado. Esto a menudo da como resultado una plasticidad constitucional y alguna forma de liderazgo personalista mesiánico.

La buena gobernanza es lo que más mejorará la vida en América Latina. Para ello, la ciudadanía debe aprender a evaluar la mayordomía de sus líderes de manera más responsable. La buena gobernanza consiste en promover sistemas socioeconómicos en los que la mayoría de los ciudadanos puedan satisfacer adecuadamente sus propias necesidades. Sólo entonces resultará falso el dicho de Bolívar de que lo único que se puede hacer en América es emigrar.

Publicado por El Instituto Interamericano de Democrácia

Imagen

Por José Azel.
Becario del Instituto de Estudios Cubano y Cubano Americanos de la Universidad de Miami

Publicado por magazine24opinion

Somos una página para la difusión y debate de opiniones e ideas, en distintas áreas sociales, económicas, políticas, artísticas, deportivas y de salud. Nuestros artículos son aportes gratuitos de distintos especialistas, periodistas, políticos y articulistas de diferentes índoles y nacionalidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: